Periodismo

Aquella niña pequeña que tenía un sueño

Posted on Actualizado enn

Hoy no quiero hablar sobre periodismo, ni social media, ni política, ni siquiera me importa si este pequeño post se posiciona adecuadamente en los buscadores o no.

Hoy me gustaría recordar a aquélla niña pequeña que miraba siempre los escaparates de las zapaterías, esperando que sus padres pudieran comprarle unos zapatos de gitana, rojos con lunares blancos. Esa niña soñaba con bailar en un escenario y ser aplaudida por todos. En el colegio de las monjas, la profesora de música, una monja disciplinada y culta que les hacía entrar en clase a ritmo de la 40ª Sinfonía de Mozart, organizó su primer encuentro con los aplausos: interpretaba a una planta que iba despertando a la vida a medida que avanzaba la banda sonora de la película “Picnic”, aunque ese dato lo averiguó muchos años después…

Para aquel estreno estelar, su mamá le compró un maillot verde y unas medias verdes, muy difíciles de encontrar, y su papá le fabricó una corola de pétalos de papel pinocho rosa que ya no recuerda cómo logró sujetar a su cabeza. Se sintió tan bien en aquél pequeño escenario. No sería la única vez que bailaría en el colegio, y la monja se dio cuenta de su potencial como pequeña artista. La niña adoraba a aquella mujer, pese a su sentido tan estricto del ritmo y la matemática musical. Hasta que, transcurridos unos años, cuando ya era pre adolescente, Sor Sagrario le arreó un bofetón por equivocarse en un paso de baile. Para entonces, la pequeña ya había iniciado su sueño por otros caminos. 

Hoy recupero a esa pequeña niña llena de sueños. Hoy solo quería escribir. 

Anuncios

Telemadrid, quién tiene la última palabra

Posted on Actualizado enn

Cuando te despiden de una manera injusta y cruel de la que ha sido tu empresa durante los últimos once años, en la que has trabajado algunos más, en la que has aprendido gran parte de tus conocimientos sobre periodismo y sobre la sociedad que te rodea, cuando además te despiden de un trabajo al que has accedido por oposición de libre concurrencia gracias a una Reforma Laboral prácticamente aprobada ex profeso, y entre otras cosas, para que la Administración se libre de cientos de empleados públicos al menor coste posible…. Bien, cuando todo eso pasa, tardas un tiempo en reaccionar y curarte… y seguir adelante. 

maelozano
Con Carmen Caffarel, el 5 de mayo de 2016, tras ser aprobado nuestro nombramiento como miembros del Consejo de Telemadrid por unanimidad

Cuando  fui despedida, en enero de 2013, junto con otros 860 compañeros, me prometí a mí misma que no pelearía por volver a Telemadrid, ni siquiera judicialmente. Consideré, con todo el dolor y la indignación que sentíamos los despedidos, que estaba ante una nueva etapa en mi vida, y que por tanto, mis pasos profesionales debían dirigirse hacia otros rumbos en los que sobre todo, fuera más feliz. Una cosa sí tenía muy clara: no iba a permitir que me maltrataran o humillaran, o se dirigieran a mí de forma improcedente en cualquier otro trabajo que consiguiera a partir de ese momento. Siempre hay que aprender algo positivo de lo malo, y el ERE de Telemadrid fue un máster en ese sentido. 

Sin embargo hace unos meses mi teléfono sonó y alguien me dijo “oye, Mae, ¿tú estarías dispuesta a formar parte del Consejo de Administración de Telemadrid?” Solté una carcajada, pero la verdad, es que me asusté. Por mi cabeza pasaron miles de imágenes y sentimientos contradictorios ¿de verdad quiero meterme en ese follón otra vez con lo tranquila que yo estoy con mis cosas de social media y mis clases y bla, bla, bla, de verdad mi cabeza y mi corazón podrían hacer frente a volver allí… es más, realmente me apetecía regresar, aunque fuera como Consejera?

IMG_1506
Con Pilar Gallego, una de mis compañeras, también afectada por el ERE de Telemadrid

Así que hice lo que todos deberíamos hacer en estos casos: lo consulté con personas de mi confianza, personas que me quieren y que trabajan en el medio y que son conscientes de lo que ésto podría representar. Y devolví la llamada y dije “Adelante, contad conmigo”

Lo que no sabía por aquél entonces es que iba a ser la única candidata al Consejo de Administración de Radio Televisión Madrid que Podemos presentaría. Tal y como yo lo veo, en un escenario político y social distinto, cualquier partido político podría haberme presentado como candidata, cualquiera que quisiera a una profesional y que estuviera dispuesto a devolverle a Telemadrid y Onda Madrid su carácter público, plural y objetivo que cualquier medio de comunicación público debe defender. 

El hecho es que como ya casi todos sabréis, la nueva ley de Radio Televisión Madrid incluye importantes modificaciones a la hora de formar el Consejo de Administración. Ya no son los grupos políticos parlamentarios los que nombran a los consejeros en función de la representación parlamentaria que obtengan. A partir de ahora, cada grupo político parlamentario propone a un candidato y el resto, otras 5 personas, provienen de distintas asociaciones. 

No voy a detenerme en todo el proceso que supuso mi aprobación como Consejera, desde el veto del PP hacia mí misma y hacia Carmen Caffarel, a pesar de que desde el inicio se partió de un consenso porque puede resultar reiterativo y no me apetece regodearme en todo el daño causado hacia mi reputación y en todo el odio destilado en esos días, porque finalmente, como dije en mi comparecencia en la Asamblea de Madrid, no debo favores a nadie y nadie me los debe a mí y comienza una etapa apasionante en la que debo mirar al futuro. Una etapa en la que el Consejo de Administración va a tener que TRABAJAR y no sólo reunirse una vez al mes en algún restaurante para cobrar una dieta que pagan todos los madrileños. 

FOTO EL PAÍS
En la comparecencia ante la Asamblea, el 4 de abril de 2016. Foto de Luis Sevillano, de El País.

Sin embargo no puede dejar de preocuparme el hecho de que, casi dos años después de las elecciones autonómicas, el nuevo Consejo de Administración no ha echado a andar y se pretende que conviva en funciones con el actual Consejo, formado por dos personas, ambas nombradas por el PP, entre los que se encuentra Manuel Soriano, antiguo Dtor. General del Ente y mano derecha de Aguirre al frente de la desmantelación de Telemadrid. No se nombrará un nuevo  Director General hasta el mes de Noviembre, quedando la liquidación del Ente Público en manos del actual, Angel Martín Vizcaíno, sin que sepamos de qué medidas de control vamos a disponer para “auditar” ese proceso, que finalmente se ha  dejado  en manos de Ernst and Young.

Tampoco puedo evitar pensar en todo el daño causado a cientos de familias que no se han recuperado de aquél ERE, tres años después. Matrimonios con ambos cónyuges despedidos, familias monoparentales, compañeros  enfermos de cáncer… Y es descorazonador saber que hoy por hoy, los principales instigadores del ERE, o están en la cárcel o investigados y a punto de sentarse delante de un juez. 

Hoy será mi primer día de vuelta a la que fue mi empresa después de 3 años y medio. Sé que mi nombramiento tiene mucho de simbólico. Si no me equivoco, será la primera vez que una despedida de una empresa pasa a formar parte de su órgano de dirección. Son muchas las expectativas puestas en mí. Y no sé cómo me sentiré, si se me hará un nudo en el estómago y lo sabré deshacer… La visita se produce con el resto de los Consejeros que han aceptado la invitación del Comité de Empresa, aunque el nuevo Consejo no estará constituído hasta finales de julio, otro plazo inasumible.  Supongo que me encontraré un edificio muy distinto: donde ya no se oirá el rumor de la cafetería, ni compañeros entrando y saliendo de los platós, ni editores de post producción, ni cámaras que siguen al pesado del plumilla que les ha tocado… 

Foto asamblea

Será el primer día para intentar recuperar una Radio Televisión Madrid para todos los madrileños. No sé cuál será el alcance de nuestra labor, pero sí sé una cosa: ahora hay en el Consejo alguien que conoce la empresa, que conoce lo que cuestan las cosas, y que sabe que no son necesarios 4 ayudantes de edición para sacar un informativo adelante.

Por si estáis interesados en conocer  mi proyecto presentado el 4 de abril en la Asamblea de Madrid. 

Muchas gracias a todos los que habéis creído en mí. 

A trabajar. 

Reinventarse en periodismo: no hay otra opción

Posted on Actualizado enn

QUÉ HACER ANTE EL DESPIDO. 

Pertenezco a una generación de periodistas que se han formado y han crecido en la era analógica y han tenido que adaptarse deprisa y corriendo a la era digital. Cuando yo empecé a trabajar, los móviles de Motorola se quedaban de pie, con eso os digo todo, ja, ja… Bromas aparte, según datos de 2014 de la FAPE, Federación de Asociaciones de Periodistas de España, cerca de 11.000 periodistas habían perdido su puesto de trabajo, siendo éste el sector donde se ha registrado mayor desempleo después de la construcción. Esa cifra, a estas alturas, seguro se ha visto ya superada.

Yo he sido una de éstas periodistas afectadas por un ERE, el de Telemadrid, del que podéis saber más cosas en mi post Twitter, administrador de emociones, una noche en defensa de la televisión pública. Cuando fui despedida, además de intentar recuperarme física y emocionalmente, analicé mi situación como profesional en el mercado actual y llegué a algunas CONCLUSIONES que a lo mejor, pueden ayudaros a vosotros también, sobre todo si hablamos de volver a trabajar en televisión, donde las opciones son más limitadas aún:

  1. No surgen nuevos programas, por culpa de la crisis
  2. Los que salen a la parrilla, no aguantan mucho tiempo, por falta de audiencia (generalmente son malos programas o están mal programados.
  3. Mi edad: no soy vieja, pero no soy joven, no tengo una melena despampanante que se mece con el viento ni muevo las manos en un directo como si estuviera histérica, que es lo que parece que se lleva ahora en las/los plumillas televisivos. Además, tengo criterio y opinión, no soy manejable. En definitiva: modelo español versus modelo anglosajón, donde se aprecia la experiencia.
  4.  Y algo muy importante: todos los periodistas en paro hemos acudido en algún momento a pedir trabajo a los mismos contactos. Asi, no hay quien encuentre un trabajo. Cuando me entrevisté con un Director de Informativos para pedir trabajo me dijo que su redacción era una reserva india de la que nadie quería salir y a la que todos querían entrar. También me dijo que, si lograba ser una bloguera con muchos seguidores, igual en un futuro, a los tres o cuatro años, cuando quizá ya estuviera medio muerta de hambre (pensé yo), podría contratarme como contertulia. En fin. 

Periodista buenorra pici`m this another kind of journalist

Leer el resto de esta entrada »

Twitter, administrador de emociones: una noche en defensa de la Televisión Pública

Posted on Actualizado enn

Foto la sexta columna

Hace unos días (el 29 de noviembre, para ser exacta), tuve la oportunidad de participar en el programa @LaSextaColumna titulado #Cartadeajustes,  sobre las televisiones públicas. Fui entrevistada en calidad de trabajadora de @telemadrid afectada por el ERE llevado a cabo en enero de 2013, junto con otros compañeros de la propia Telemadrid y de Canal 9. Leer el resto de esta entrada »

De Periodista a Community Manager. Un año después.

Posted on Actualizado enn

Ya no recuerdo exactamente cuándo fue la primera vez que oí hablar  de una nueva profesión: “Community Manager”. Lo que sí recuerdo es que empecé a darle vueltas a este asunto de las Redes Sociales hace algo más de un año, cuando el ERE de Telemadrid tenía cara y ojos, y mi despido y el de muchos compañeros más se daba como algo hecho. 

Me fui interesando poco a poco y cada vez más por este mundillo, y no sospechaba por entonces lo absorbente que podría llegar a ser. Así que en octubre del año pasado probé con un primer acercamiento a este universo a través de un Curso on line. La experiencia, sin ser insatisfactoria por completo, se quedó muy lejos del  provecho que yo pretendía haberle sacado a todo ese ingente material didáctico que nos enlazaban continuamente. Si además imagináis un escenario en el que el despido fue fehaciente, con una situación de estrés salvaje, con movilizaciones en la calle casi diarias, etc, pues imaginaos lo complicado que fue finalizar el dichoso curso.

Tomé la determinación de no volver a inscribirme en un curso on line, donde la hora en la que me puede atender el tutor, es la misma en la que tengo que prepararle la cena a mi hijo.

Así que aquí estoy, un año después, retomando una formación que quiero exprimir hasta el máximo para ser una Community Manager de verdad.

Os espero en mi blog.