“Slave to twitter”

Posted on Actualizado enn

Seguro que todos recordáis aquél tema de Roxy Music, Slave to love… tarareándola me ha salido sólo el título de esta nueva entrada en mi blog, Slave to twitter.

Creo que todos los tuiteros (me gusta castellanizar el término) nos sentimos un poco dependientes de twitter… ya no podemos pasar más de unos minutos sin echar un vistazo al “inicio”, sobre todo si estamos siguiendo un evento que se está tuiteando en directo. Pondré un ejemplo: en estos meses pasados han sido numerosas las ocasiones en las que los desalojos de viviendas han sido “retransmitidos” en directo por twitter en el mismo momento en el que estaban sucediendo.

Follow-me-Twitter

Esto quiere decir, ni más ni menos, que twitter ha sustituído a los medios tradicionales de difusión informativa. Ni siquiera la radio hoy por hoy, es capaz de adelantar a twitter en inmediatez. Hace un par de semanas uno de mis seguidores me tuiteó: “me he construído mi propio periódico siguiendo a personas como tú”. Creo que es el mejor piropo que me han dedicado en mucho tiempo. En lo que a mí respecta, visitar la web de El País o El Mundo, ya no es lo primero que hago para informarme.

Respecto al buen o mal uso de twitter, numerosos blogs nos dicen lo que es “políticamente correcto”, lo que es aconsejable o no. Personalmente, sigo muchos de esos consejos; otros no.

Si os parece, os hablo de cómo me trato yo con twitter.

  • Mi primera regla, parece la más evidente: si no tienes nada interesante que decir en twitter, no lo digas. Ja, ja, por supuesto, esta regla no escrita es la primera que no cumplimos, y terminamos tuiteando los amaneceres, lo bien que te sientes comiendo pescaíto frito en Cádiz, o similares.
  • A veces un tuit presuntamente indiferente tiene una respuesta inusitada entre tus seguidores.
  • No siempre un tuit sin enlace (link) es menospreciado por los seguidores; a veces resulta que has tenido una idea tan brillante o tan potente que genera una reacción inesperada.
  • Lo siento, pero no sigo a todos los que me siguen.
  • Cuando alguien me retuitea o me sigue, procuro, si tengo tiempo, leer su perfil detenidamente e incluso sus últimos tuits para ver “de qué va”. Sólo si me resulta interesante su perfil comienzo a seguirle (una vez empezó a seguirme un ultra sur por no sé qué cosa tuiteé sobre Bale o sobre Mourinho y  se me encendieron todas las alarmas).
  • En general, y digo en general, no suelo seguir a los perfiles anónimos. Pero incumplo mi regla con los que son especialmente ingeniosos.
  • NUNCA sigo a los fakes. Esta regla no la incumplo nunca.
  • Intento no “alimentar a los trolls”……pero a veces, una fuerza superior a mí se apodera de mi persona y me siento impelida a despotricar contra alguien, no temáis, nunca insulto.
  • Retuiteo cuando algún grupo con el que me siento afín me lo pide, o simplemente, cuando me interesa el tuit.
  • No me gusta seguir por seguir; me explico; a veces nos ponemos a seguir como locos a los grandes medios de difusión o a los que consideramos grandes generadores de opinión. Pero a veces me encuentro con estos presuntos gurús de twitter están más interesados en la cantidad que en la calidad, y básicamente, se dedican a tuitear links y más links, sin que ellos, por sí mismos, generen contenido de interés, opinen o den a conocer algo de su propia cosecha. En ese caso, dejo de seguirles.
  • También dejo de seguir a los pesados: los que tuitean absolutamente todo lo que se les pasa por la cabeza.

Éstas son, en general, mis propias reglas no escritas. ¿Coinciden con las vuestras?

Hasta mi próxima entrada.

Anuncios

8 comentarios sobre ““Slave to twitter”

    Maritere Rodríguez-Moreno escribió:
    16 diciembre, 2013 en 17:45

    Gracias por el post Mae, estoy totalmente de acuerdo contigo y me siento identificada con lo que dices, suelen ser mis reglas salvo alguna excepción.

    Me gusta

    fernandorubioahumada escribió:
    17 noviembre, 2013 en 15:35

    Muy bien, Mae, una serie de consejos muy útiles, bien listado y con contenido. Un saludo

    Me gusta

    elenacharameli escribió:
    14 noviembre, 2013 en 07:16

    Felicidades Mae, es un post realmente interesante,coincido contigo en prácticamente todos los puntos jeje ¡cuántos secretillos y formas d información tiene twitter! Es un medio fantástico,un abrazo

    Me gusta

    parguelles escribió:
    13 noviembre, 2013 en 20:22

    Mae, me gusta mucho como escribes, se nota que eres periodista. Muy ilustrativo tu artículo, me vienen muy bien tus consejos ya que soy nueva en esto del twitter. Saludos

    Me gusta

    asuntejedor2Recoplarecopla2 escribió:
    12 noviembre, 2013 en 18:35

    Me gusta tu post, llevas mucha razón con como tratarse con Twitter. Y el título es de lo mejor.

    Me gusta

    Sara Olivo escribió:
    12 noviembre, 2013 en 13:13

    Hay algún que otro Fake especialmente divertido, sobre todo en el caso de algunos famosos con Communitys muy malos. Son más interesantes los comentarios de los famosos de pega que los de los de verdad.

    Me gusta

    josemajimvil escribió:
    12 noviembre, 2013 en 12:34

    Estar comiendo pescaito frito en Cádiz es para twittearlo, jejeje. Muy buena entrada. Enhorabuena por el blog. A seguir

    Me gusta

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s